NUESTRAS TELAS

Sobre las telas de los portabebés Indajani

Todas nuestras telas son realizadas en telares artesanales. Estos telares cuentan con marcos de madera que contienen mallas por donde pasan los hilos para tejer la tela, estos hilos paralelos son denominados la urdimbre. Los hilos de la urdimbre son elevados individualmente o en grupos, formando una abertura denominada calada, a través de la cual pasan los hilos de la trama.

El sistema de entrelazar los hilos de urdimbre con los de trama es el ligamento de un tejido. Los ligamentos fundamentales son de tres clases: tafetán, sarga y raso. En Indajani producimos ligamentos de Tafetán y Sarga principalmente. Del ligamento de sarga desarrollamos otros ligamentos llamados derivados dando una variedad de tejidos y dibujos de características distintas.

 
Tafetán

Tafetán es el tejido más sencillo y antiguo de los ligamentos. La característica del tafetán es que se cruza un hilo de trama por un hilo de urdimbre dando como resultado una tela ligera, fresca y muy manejable. Esto hace que los portabebés de tafetán sean ideales para climas cálidos. El tafetán tiene dos caras iguales en el tejido, es decir, no tiene derecho ni revés. También se le conoce como tejido plano o liso. Cabe mencionar que el tafetán es el tejido en el que están elaborados los rebozos tradicionales.

Todos nuestros fulares y bandoleras de tafetán son rematados con rapacejo. El rapacejo es una serie de nudos con que se terminan los rebozos tradicionales mexicanos.

 
Sarga

La sarga, también llamada tejido en diagonal, es otro de los ligamentos fundamentales. La característica principal de la sarga es que la forma en que se entrelazan los hilos de urdimbre y de trama va formando diagonales y esto ha dado lugar a numerosas variaciones. Los tejidos de sarga por lo general son más gruesos o acolchados que los tejidos de tafetán. Esto puede darles un aspecto duro o rígido. Para esto recomendamos “domar” el fular, es decir, debemos suavizarlo un poco para que sea más moldeable, fácil de ajustar y para que la tela se mueva, desplace y corra sobre sí misma con facilidad.

El patrón decorativo de la sarga puede ser de dos caras (sarga reversible) o de una cara. En los telares de Indajani tejemos las sargas más frecuentes de 4 cuadros que son: sarga cruzada, sarga espiga o espiguilla y sarga losange o diamante. En esta última tejemos una variación que es la sarga granito o micro-diamante. Cada una tiene sus propias características y va formando un dibujo diferente sobre el tejido.

  • Sarga cruzada: El efecto de diagonales es menos visible en esta sarga aunque pueden observarse pequeñas diagonales entrecortadas que van de derecha a izquierda. Del tejido de sarga cruzada resultan telas flexibles, suaves y finas, con una elasticidad en forma diagonal pero firme en las direcciones de largo y ancho, esto hace que tenga un excelente ajuste en el cuerpo del bebé y del portador sin clavarse. Tienen un buen soporte y es por ello ideal para confeccionar nuestros fulares y bandoleras. El color y el dibujo del fular son los mismos en ambas caras de la tela.
  • Sarga espiguilla: En esta sarga las diagonales van alternativamente hacia la derecha y la izquierda formando un dibujo de flecha en el tejido o haciendo ondas. Estas ondas le proporcionan a la tela una excelente elasticidad en diagonal por lo que el resultado es un fular muy cómodo y ligero que no se tiene que estar ajustando constantemente. Este tipo de trama tiene la ventaja de ser más fina y fresca que las otras sargas. Es suave al tacto y brinda un excelente soporte para bebés de todas las edades. Sin duda un fular fresco y cómodo tanto para la mamá como para nuestro bebé.
  • Sarga Diamante: Gracias al entramado de los hilos en esta sarga al tejerse se van dibujando rombos a lo largo de toda la tela. Al igual que la sarga cruzada el tejido no cede ni en vertical ni en horizontal, sólo cede en diagonal. Son tejidos acolchados, suaves y resistentes al peso incluso más que la sarga cruzada por lo que son ideales para llevar a niños mayorcitos y ser usados en climas fríos. Este tejido tiene una sola cara.
  • Sarga micro-diamante: En esta sarga los rombos que se van dibujando a lo largo de la tela son más pequeños que los de la sarga diamante. Esta sarga además tiene dos caras, es decir, tiene derecho y revés. Su elasticidad también es en diagonal y es una tela más fina o más delgada que la sarga diamante. Es suave y su resistencia nos permite un buen ajuste al portear evitando reacomodar constantemente.